jueves, 7 de mayo de 2009

terrorismo frustrado

Adoptando una actitud total y absolutamente adolescente, decidí hacer algo al respecto con el odio que me genera la literatura basura (llamese chick-lit, dick-lit o como sea que la prensa le ponga) durante mi hora de almuerzo.


No me acuerdo si conté, que un día en la oficina, Mónica me prestó el libro en el que se basaba la serie "sex and the city" y que lo empecé a leer y no pude pasar del capítulo tres de lo insoportable y estúpida que me resultaba ese tipo de prosa. No es fácil para alguien que lee a Salinger abrazar este tipo de libros con amor, pero para no hablar sin saber, le dí una oportunidad.


Trabajo en una oficina en la cuál me toca almorzar sola. A las 13 horas se van todos a comer y yo me quedó para abrirles la puerta. Mi horario de almuerzo, por consiguiente es a las dos.


En el año que llevo trabajando en este lugar, me he convertido en una especie de experta en localizar, bares, pagos fácil, librerias, shoppings y todo lo que esté en microcentro. Hasta conventos que ofician de almorzadero de oficinistas con tapper he llegado a descubrir (para luego frecuentar).


Pero después de 11 meses de recorrido diario por éstas calles, ya me aburrí de los falabella, el zara, el shopping, las librerias, los parques, las farmacias, las casas de cambio, los kioscos, las peatonales, las estatuas vivientes, la galeria jardín y todo lo que se encuentre a diez cuadras a la redonda (en realidad a la media redonda ya que pasando alem está puerto madero, lugar que encuentro bastante repulsivo y aburrido) de la intersección de las avenidas corrientes y alem.


Todos los días viajo en subte. Y para conseguir monedas, compro de a uno o dos viajes. La cuenta: 5 días a la semana, diez tarjetas por semana, 40 tarjetitas por mes, en fin, mucho papel que se va a la basura, mucho papel desperdiciado.


Una de las cosas que me indigna (en el fondo soy una persona alegre, eh?) es la gente que compra libros basura: o sea, literatura de mala calidad fruto de agentes de marketing y oportunistas.


Pero este fin de semana, después de darle vueltas al asunto, di con una especie de solución (o algo así) al problema de la aburrida hora de almuerzo, el exceso de cartoncitos del subte y mi fijado desagrado por los libros de mierda.


En la tarde del martes, junté todas las tarjetas que encontré tiradas por ahí, agarré un marcador y metí todo en la cartera.


Dándole vueltas a la idea (ingenua quizás) de que se puede hacer algo por el mundo, a partir de la premisa "no es culpa del chancho, sino del que le da de comer" tuve la idea de comenzar una agresiva y anónima campaña focalizada no en el autor (y no, porque no puedo tirarle una bomba a carolina aguirre) pero sí en el lector.


Ayer por la mañana, agarré todos los cartoncitos y en todos, de a uno, escribí con el marcador negro (de trazo contundente para que se note bien) la frase "HÁGASE UN FAVOR Y COMPRE UN LIBRO DE VERDAD"


Si, ya sé que es un poco abstracto eso del "libro de verdad", pero mi idea es que esa frase afecte a cualquiera que piense que comprarse el libro "los enredos de la señorita packman" o "loca por las compras" ( o sea, viajo en subte, sé que la gente, sobre todo las mujeres, lee eso) pueda ser una buena idea y que reflexione sobre el hecho de que de la nada, le apareció esa especie de consejo y bueno, eso solo, porque nunca voy a saber si empeoré el mercado editorial de best-sellers y si las acciones de anagrama (editorial que considero, dentro de todo, prestigiosa, excepto por las traducciones inmundas de Bukowski que dejan mucho que desear) se dispararon a causa de mi idealismo aburrido.


Así que ayer, feliz con la idea de fomentar la literatura de calidad, y aumentar las cuentas bancarias de los herederos o quien tenga los derechos de autor de los libros de Oscar Wilde (por decir alguien a quien respeto como escritor), comencé a recorrer las librerias buscando libros-víctima para insertarles, discretamente, mi mensaje.


Una libreria, dos librerias, tres librerias y... nada.


Parecía que mi sueño se había hecho realidad con sólo desear, sin necesidad de accionar: como por arte de magia, las mesas llenas de libros basura habían desaparecido y en su lugar, había cosas cuanto menos un poquito más interesantes, como el libro de Junot Díaz, que hojée el otro día en cúspide y lucía divertido y robable, o como la biografia de Ballard que salió hace poco.


Pero no, el mundo no funciona así.


Así que en la cuarta libreria pregunté por qué no "conseguía" el libro "luz, cámara, acepto" por ningún lado.


La respuesta del vendedor fue que los libros que más se venden, por un asunto de practicidad, los llevaron a la feria del libro y que en el resto de las sucursales dejaron pocos ejemplares, que probablemente ya se habrían vendido.


Claro, me olvidé de ese factor, la feria del libro, ese lugar que las personas que leen un par de libros por año visitan anualmente para sentirse en contacto con la cúltura,


Así que tuve que contentarme con meter mis tarjetitas en algunos crepúsculo, un loca por las compras pocket y en la biografia de guillote coppola.






Eso sí, la semana que viene no queda títere con cabeza, o por lo menos, bestiaria sin tarjeta.

15 comentarios:

querés melón? dijo...

haga patria, quémelos.

::♥ Sol ♥:: dijo...

Jjajaja muy bueno. Lejos de sentirme intimidada por el texto largo, te digo que me gustaria saber donde quedan esos CONVENTOS para oficinistas con tapper ya que trabajo en Cordoba y Florida y no quiero quedarme adentro en mi hora de almuerzo!!!

Help! Ayuda para mi y mi tapper!
Hace mucho que no leo libros :( creo que tendria que encontrar una buena biblioteca...

Anónimo dijo...

Mucho no entendí. Me sigue
molestando la letra. Muy chica, con
el fondo blanco. Me resulta muy
difícil leer. Es muy estúpido que
no quieras darle a tu blog un
formato más razonable solamente
porque te lo pido. Y a esto hay
que sumar que no escribis mal,
pero tampoco bien. Bueno,
obviamente que no conviene tomar
este comentario con seriedad. Me
pareció notarte molesta o indignada
o algo así, todo porque
hay gente que consume basura.
Esto, segun parece, le puede
pasar a cualquiera. O no. No sé.
Tal vez haya requisitos para que
así sea. No sé qué hago comentando
esto. No sé si se espera que deje un
comentario. Me siento muy
desubicado. Bueno, a mí también
me pasa. Es común que me
moleste el éxito de los que juzgo
imberbes. Me molesta mucho.
No parece que lo pueda evitar.
No parece razonable hacerme
escuchar. En fin. Voy a cerrar
con una oración que tal vez
explique cabalmente mi opinión.
Lamento mucho haber nacido.

johana marshall dijo...

hola chicos

querés melón:
haha y si, eso es lo que habría que hacer

sol:
bienvenida al blog y al cuadradito de seguidores, eres la número 15 (la niña bonita como dicen las viejas) y la primera fémina en estar ahí!

el convento que decía queda en san martín y viamonte enfrente del shopping, es una esquina que hay una iglesia, pero si te mandás (entrando al lugar) por la izquierda verás que hay como una puerta de vidrio, un pasillito y ahí el jardín.

ahorita me paso por tu blog, mua.

anónimo:
agradezco el halago, ya que si hay alguien que no le viene nada bien esa soy yo, y bue, la verdad es que me conmoviste, así que a partir de ahora voy a agrandar un pelín el tamaño de la tipografia (en los post siguientes ni en pedo todo el blog) para que leas mejor.
y bue, ya lo dijeron pero viste, el infierno son los otros.

mua a todos
j.

el.satiro.del.latigo dijo...

para que no te dañes la vista anonimo, te voy a dar un consejo.

Internet Explorer:
En la barra de herramientas:
ver -> tamaño de texto -> Grande / Mayor

Firefox:
En la barra de heramientas:
ver -> tamaño -> aumentar (las veces que quieras)

con eso, estas.
si usas otra cosa o en otro idioma, avisa y vemos como ayudarte.

digo, para que la existencia sea menos penosa.

johana marshall dijo...

ai! que lindo que todos (que somos pocos) nos ayudemos entre nosotros

probé la fórmula del sátiro y funciona perfectamente

ahora no sé si cambiar el tamaño de la tipografia porque a mi me gusta chiquita...

j.

querés melón? dijo...

anónimo: ctrl + girar ruedita del mouse, no importa el explorador que tengas.

Naci ayer.. dijo...

A mi no me molesta que las personas lean basura, porque soy de esas personas que leen cualquier cosa.

Lo malo es que, por ejemplo, creen que los esteriotipos de bestiaria son ciertos, y se sienten identificadas con alguno de ellos...

Esa es la gente que cree en horoscopos y ranas de tres patas.

Clima dijo...

Antes me molestaba lo mismo que a vos; después me puse mucho mas pacifista (usualmente no sabes si el que ataca al best seller lo hace por conocimiento de causa o no, hay tanto de cierto en pensar que el que los lee se encuentra en una planicie mental como en el que lo critica esta en una clásica posición snob que corta por atacar el lado mas fácil).
Tu campaña me hace acordar a la mía de "En lugar de auto-ayudarse ayude a alguien más, compre y done libros infantiles", también en motivo de papelitos señaladores (que por cierto nunca funciono muy bien).

Jane dijo...

hay que recurrir a cosas mas extremas. como el fuego. el fuego.

quemar todo.

La Criatura dijo...

grande melón, me salvaste la vida (bué...)

suerte con la cruzada, johana

y muerte a anagrama y sus traducciones agallegadas

Zaratustra dijo...

Si se lee Dan Brown y apenas unos locos leemos Dostoievski (entre otros) quiere decir que el mundo sigue funcionando como siempre. Es decir, una basura.

Ojo, no es para tanto. Me voy a lo de Herman Hesse y charlo con el agua de los cordones y todo bien.

En cuanto a usted señorita, no la conozco pero me cayó bien.
Sale un favoritos.

Leo Le Gris dijo...

y debo admitir que despues del ctrl + scroll pude deleitarme con tu estilo tan fluido y espontáneo. También lamento lo que anagrama hizo a bukowski.Las piras de libros me recuerdan Alejandría y mas recientemente la Alemania nazi, por eso lo de su discreto mensaje me sorprende gratamente, filantropía, cinismo, manía? todas las anteriores?

excelente post. Yo incluiría a Cohello y todos los de "superación personal". La serie for dummies entra en la lista?

Besos literarios


Leo

Daniel dijo...

Soy mucho más propenso a quemar "malos" lectores que "malos" libros...

Será fetichismo???

Thiago dijo...

Los conventos, sí, Santa Catalina de Siena y La Merced, paso por ahi todos los putos días de Miércoles a Domingos hace 3 años ya.

Veo que no soy el único que consume Anagrama, me he dejado un par de sueldos ya.

Hace unos meses teníamos una conversación bastante subida de tono con mi ex porque yo había visto a alguien en el 151 con la bio (sí, tiene bio) del pelotudo del Bambino Veira y estaba horrorizado que alguien publicara ese aborto literario. Mi madre insiste que cada uno lee lo que puede.

Yo insisto que se puede estar mejor, aunque he caído en Harry Potter como todos, pre haber leído a Wilde y otros tantos de pequeño, en fin, tengo mis extremos como cualquiera, I guess.