miércoles, 28 de enero de 2009

sábado a la noche

situación A:

Uno de esos pubs karaoke ubicado en la calle Beiró. Allí se celebró, en algún año de ésta década, el 51° aniversario del nacimiento de una madre.

Ella, recién separada. Un matrimonio de veinte años o más, quien sabe. Y ahora, que ya tiene 51 años, vino a parar a un antro como este.

El lugar se llamaba Cheetah y contaba con algunos pros y muchos contras.

Había pizza ilimitada y el alcohol era relativamente barato. El alcohol barato provoca que la gente tome mucho y variado. Si uno está necesitado de traca traca, el hecho de que haya mucha gente ebria concentrada en un sólo lugar aumenta la chance de regresar a casa en compañia.

El animador del lugar era insoportable. Un tipo que alguna vez fue ligeramente conocido por haber interpretado el papel de una especie de payaso bastante odioso e idiota llamado Boby Goma en un popular programa de televisión que se emitía a principios de la década del noventa llamado Ritmo de la Noche . Aquel programa fue uno de los primeros éxitos del famosisimo conductor televisivo Marcelo Tinelli. El canal de televisión telefé lo ponía al aire los domingos por la noche y gracias a él se disparó el estrellato de luminarias del espectáculo argentino tales como El "Teto" Medina, "Lanchita" Vizzio y la bailarina Paula Robles (quien luego de que Tinelli se separara de su primera mujer, Soledad Aquino, se convertiría en la actual esposa del animador).

Dado que las bebidas alcoholicas eran baratas, aquella noche (como tantas otras) el baño de mujeres se convirtió en el vomitadero oficial de muchas féminas de esas que mezclan cerveza con gancia y terminan vomitando los zapatos de la amiga (no menos borracha) que le sostiene el pelo y que irrumpe en el lugar diciendo algo así como "POR FAVOR DEJENLA PASAR QUE ESTÁ POR VOMITAR!!!".

En ese antro, si alguien tuvo exito con algún miembro del sexo opuesto (porque ningún homosexual de bien jamás iría a un lugar así) seguro que se le durmió en el auto de camino al hotel alojamiento más cercano.

Aquella noche abundaban las chicas (con inclinaciones gatunas) que bailaban y cantaban (muy mal por cierto) las canciones del intérprete colombiano juanes -y otros por el estilo- en el contexto del karaoke. Ellas, sobre el escenario, contoneándose como si su vida se fuera en ello, y como si el baile frenético disimulara la once-a-week borrachera. Ellas, que no necesitaban mirar la pantalla del televisor que mostraba la lírica de la canción con un fondo de playa digna del caribe, porque, borrachas y todo, se sabían la letra de memoria.

Una de las supuestas cosas divertidas en aquel lugar era cuando Boby Goma ( otrora conductor de Nivel X, aquel programa de la señal de cable Magic Kids que explicaba como ganar al Mortal Combat ) leía en voz alta los mensajes que los concurrentes de aquella fiesta infecta se mandaban entre sí.

Y él leía, muy jocoso, cosas como "LAURA, SI TE GUSTA LA LECHE, YO TENGO EN POLVO. FIRMA: EL QUE TE VA A DAR TODA LA NOCHE"

Al terminar con el asunto del karaoke y los mensajes, Boby Goma procedió a juguetear, ante la atónita mirada de aquel borracho público, con un muñeco de Pikachu (de esos que uno los aprieta y hacen un ruido irritante ) y cada vez que lo hacía sonar, pedía disculpas y explicaba literal y divertido: "es que le chifla el orto"

Hacia las dos de la mañana el karaoke terminó y las mesas fueron movidas hacia un costado y la gente, que a esa altura no entendía demasiado, se puso a bailar el meneaito y el baile del pimpollo.

La madre mientras tanto, en el baño de mujeres, se reia sin parar y le decía a la hija, también allí presente, cosas como: "Estás borracha porque te veo raro".

La madre en 51 años tomó la misma cantidad de alcohol que la hija en 22. Así que imaginense lo que es la navidad tan solo con sidra.

Hacia las tres de la mañana la hija logró huir del lugar.

Por supuesto que, antes de irse, le dijo a las amigas de la madre que si la veían muy mal, o sea borracha, la suban a un taxi y la envíen a su casa. Al día siguiente la hija iría a buscar el auto.-

7 comentarios:

Ignacio dijo...

Me acuerdo que a la par de Ritmo de la Noche, pero en canal 9, se emitía Hacelo por Mi. Ahí surgió la rivalidad (¿?) entre Pergolini y Tinelli.
Se armaban bandos y todo. Tenías a los progres, inteligentes, irónicos y rockeros que estaban con Pergolini y después los grasas, burdos y mediocres que teoricamente estaban con Tinelli.
Lo peor (o lo mejor), creo, era no simpatizar con ninguno de los dos bandos.

La Criatura dijo...

Supongo que "la hija" sos vos.

Boby Goma, jaja, qué loco, a mí me divertía, bueno en aquella época era un niño...

Ahora, ¿Cantaste? ¿Bailaste el meneaito y el pimpollo?

LuLú dijo...

Deberían clausurar los canto bares, son insufribles!

johana marshall dijo...

queridos y nuevos:

ignacio:
me recontra acuerdo de eso que contás. De hecho, la rivalidad era doble, porque paralela a la pelea ritmodelanoche vs. hacelopormi, también existía la contienda videomatch vs latvataca.

lacriatura:
el relato es de ficción. o sea que es una mentira basada en una desafortunada noche con otro contexto (una "fiesta" con gente de algún extrabajo pongamos de ejemplo).
De todas formas, si te sirve saberlo, he bailado el meneaito y el pimpollo en alguna que otra fiesta de quince de alguna compañera de escuela hace muchos muchos muchos muchos años.
Hoy día creo que me negaría rotundamente a bailar algo tan inmundo cuya única finalidad es demostrar cuan sexy puede ser una mujer borracha.

LuLú:
el problema no son los cantobares, el problema es la gente que asiste a ellos.

mmm nah, el problema también son los cantobares.

aunque creo que iría a algún que otro karaoke

jeje

jota.

el.satiro.del.latigo dijo...

creo que los japoneses han demostrado el triunfo del karaoke.

respecto a bobby goma, me impresiona saber que era el de nivel x. De hecho creo que tuvo alguna aparicion en algun programa olvidable con emilio disi o algo asi, pero no sabia que era bobby goma.

uniendo puntos supongo.

Leo dijo...

Pará, pará, pará, no podés descartar de una todos los karaokes. No después de haber visto a Scarlett Johansen con peluca y Bill Murray así como es él, cantando karaoke destruidos en Perdidos en Tokyo. Esa peli rescata muchas cosas.

Y la verdad es que, después de tu historia, me muero de ganas de ir a ese antro y pegarme una panzada de snobismo mirando gordas borrachas meneándose espasmódicamente.

Y después de mucho alcohol barato, ¿por qué no cerrar la noche ahullando alguno de esas canciones atroces de viaje de egresados? Sinceramente, ¿quién no conoce toda la letra de La isla del sol?

¡Bobby Goma! Por diossssss

johana marshall dijo...

elsatirodellatigo:

seguí así que en cualquier momento aparece el pato donald.

leo:
una cosa es ir a un karaoke en japon, que debe estar buenisimo porque los japoneses son unos bizarros

otra cosa es ir a un cantobar en villa del parque (creo que era por ahí).

una cosa es con bill murray otra cosa es con gente cero.

yo con bill murray, hasta me voy de excursión al palacio de la moneda.

sacá tus conclusiones.

j.