viernes, 30 de enero de 2009

sábado a la noche ( II )

situación B:

Luego de que la hija lograra huir de aquel lugar espantoso, el canto bar, se subió a un taxi con su amigo Pocho, quien también estaba allí.

En el taxi, en el camino, mientras se dirigían hacia aquella pizzeria ubicada en godoy cruz y santa fé llamada Kentucky, hablaron sobre fútbol con el taxista que (según sus propias palabras) si bien no entendía demasiado sobre aquel deporte, le parecía que era una vergüenza que Argentina haya perdido contra un equipo que juega tan torpemente como Alemania.

Antes de que los amigos se bajen del auto, manifestó su deseo de que Portugal gane el mundial.

Era el año 2006 y se estaba jugando la copa del mundo.

9 comentarios:

Roky Rokoon dijo...

yo en esos dias solo insultaba a riquilme

Ignacio dijo...

Un profesor de la facutlad decía que habíamos perdido contra Alemania porque nuestro arquero no había llevado los papeles indicando a dónde pateaba cada jugador como si hizo el arquero de Alemania.
El profesor después hizo un paralelismo entre esa falta de planeamiento y el estado actual de nuestro país. Para ese entonces yo ya estaba durmiendo...

/mcatmos dijo...

me quedo chica la remera, no importa, es un buen trofeo

Lucas.- dijo...

si esta cantidad de texto te intimida...

johana marshall dijo...

roky rocoon:
sin comentarios
(para juanroman)

ignacio:
que loco loco loco profesor

mcatmos
lo sospeché desde un principio

lucas:
es porque estás acostumbrado a leer el chiste de dobal de clarin

Anónimo dijo...

Tu blog está muy bueno, y tal vez está demasiado bueno para que la letra sea tan pequeña y el fondo tan blanco. Tal vez deberías poner un fondo gris o negro y agrandar la letra.

Ajenjo dijo...

Sospecho que los diálogos, aún con interlocutores ocasionales, condicionan lo que viene inmediatamente, aunque se haga un punto y aparte.
¿que clase de noche augura una charla sobre fútbol?

johana marshall dijo...

muchas gracias anonimo por las sugerencias y el elogio

ajenjo:
para saber eso
tenés que seguir leyendo
iuuuuuu

j.

Anónimo dijo...

Tal vez deberías agradecer menos, y satisfacer más los pedidos.