viernes, 13 de febrero de 2009

alanis y yo

Sí se entiende que el primer disco que alguien compra en su vida es aquel que es elegido con sumo cuidado, ya sea por las canciones , el artista o lo que sea, aquel que se paga con dinero propio, ya sea ahorrado de los vueltos, o regalado por alguien más, a una edad donde la plata no se obtiene a cambio de trabajo, yo podría decir que el primer disco que compré en mi vida fue Jagged Little Pill de Alanis Morissetette en 1997.

Ya desde 1995 Alanis me gustaba. Me parecía una genial respuesta a las madonnas, las kylies, las mariahs y las whitneys. Y en esa época mtv era un canal de música. Y yo no puedo decir que viví el grunge (aquello de lo que Alanis era apenas un resquicio) . Yo viví el brit-pop.

1995 fue un año puente: un año antes, kurt se había volado la cara. Oasis y Blur ya estaban en actividad, pero aún no eran ni tan populares ni tan antagónicos. En 1995 salía What's the Story (Morning Glory) de Oasis, y se cumplía la promesa hecha un año antes en Definitely maybe. A su vez, Blur hacía lo propio: en 1994 editó Parklife y en el '95 The Great Escape. Y Pulp, la tercera pata de la mesa, en esos mismos años, sacaba His 'n' Hers y el absolutamente genial Different Class.

Mientras tanto, y del otro lado del océano, el grunge agonizaba y mutaba. Después de dos discos tan incendiarios y sensibles como Gish y Siamese Dream, Smashing Pumpkins sacaba, en 1995 el tan extraño, extenso, hermoso e inmenso Mellon Collie and the Infinite Sadness. En 1995 Foo Fighters ya existía y en 1995 yo tenía once años.

Motivos por los cuáles, todas esas cosas recién enumeradas no las descubrí sino hasta 1997, el año en el que empecé a comprarme discos.

Pero si, claro que veía televisión (y mucha) y escuchaba la radio. Entonces, cuando esas bandas estaban de moda, si bien no tenía los discos, veia sus videos y escuchaba sus canciones.

Quizás por ser chica, tanto en edad como en género, la figura de Alanis me llegó tanto. Realmente no sé en que cosas me podría sentir identificada con aquella mujer que a sus 24 años cantaba con una incleíble furia que el novio la había dejado por otra cuando en realidad, a esa edad yo ni siquiera me besaba con, bueno, con nadie.


El asunto es que ella me gustaba tanto tanto que en 1996 le pedí a mi papá que me lleve a obras a verla. Nunca había ido a un recital en mi vida, pero a los once años, sentía que tenía que ir. Rubén me dijo que no tenía problema y que, como si se tratara de un trato, yo podría acompañarlo a ver a Memphis la Blusera, una banda que me daba bastante lo mismo.

Al final, la fecha del recital llegó y, a pesar de mis constantes recordatorios, no fuimos. Rubén nunca me dio un motivo válido para el incumplimiento de esa promesa. Pero sucedió así. Y a mis tempranos once años, ya odiaba a mi papá, porque bueno, los niños son así y una promesa hecha a un niño es una promesa que hay que cumplir, porque los niños creen en lo sagrado de las promesas y los juramentos.

Así que esa noche, mientras quien sabe que ropa tendría puesta Alanis, quien sabe que canciones habrá cantado, quien sabe como habría sido la lista de canciones, nosotros, la familia, estábamos cenando en un restaurant que nada tenía que ver con el entonces estadio obras sanitarias. y yo con cara de orto. Tenía once años y ya era muy antipática y tenía cara de orto. Los adultos se divertían en su mesa, y los niños a un costado dormían en sus sillas, con sacos haciendo las veces de almohada y yo pensando en la promesa rota.

En 1997 empecé primer año en un colegio industrial y a fines de marzo, mis escasas compañeras de curso, que al cabo de un mes ya eran mis mejores amigas, me regalaron un sobre con algo así como 15, 20 pesos para que me compre algo que me guste.

Y lo recuerdo perfectamente. Ir a la disquería del barrio, que hace más de cinco años es una tienda de ropa, preguntar cuanto sale y llevarlo. Así, sin más.

Y claro que me cansé de escuchar ese disco. Y claro que me sé todas las canciones. Y claro que aún hoy recuerdo las letras y los videos. Y claro que el librito del cd está medio hecho mierda de tanto mirarlo, leer las letras, los créditos, los agradecimientos.

Porque es así: tenés doce años y la música es un mundo completamente nuevo que se abre y que no tiene límites. Hay de todo, de todos y mucho. Y uno piensa en esas personas que tienen millones de discos, ya sean de vinilo, en cassettes o en cd y se pregunta si todos esos discos fueron escuchados con la misma atención e intensidad con la que se escuchó el primer disco comprado.

Y pasaron los años, y pasaron los gustos y crecí.

Y en 1998 salió Supposed Former Infatuation Junkie y en 1999 Alanis volvió y no hubo Rubén que valga. Y fuimos al luna park con mi vecina/compañera de inglés, Diana y con Melissa, mi mejor amiga (punk) repetidora.

Y creo que fue el primer recital al que fui. O por lo menos, es el primero que recuerdo. El luna park lleno, una banda soporte que se llamaba Auge que era bastante inmunda pero que me gustó lo mismo. Era la emoción.

Y todavía tengo por ahí el programa y una pua amarilla que regalaban como souvenir.

Y entonces, resulta que la semana pasada Alanis Morissette estuvo en Buenos Aires. A casi diez años de esa visita.

Salí del trabajo, me fui a merendar con mi amiga Linnea y a eso de las nueve fui al Luna Park.

Y entre 1999 y 2009 escuché mucha música. Y cuando descubrí que Alanis no era más que algo de Joni Mitchell, algo de Carole King, algo de Jeff Buckley y algo de muchas y muchos más, productor incluído, dejó de parecerme la gran cosa. Su estilo confesional casi que me daba asco. Me parecía música para gordas feministas y algo resentidas. Recordé ese episodio en el cuál, en un mismo instante me compré Under Rug Swept, el tercer disco de Alanis y The Velvet Underground and Nico. Y recordé que cuando los escuché, el disco de Alanis me pareció una porqueria en comparación.


Pero de todas formas fui. Las entradas salían entre 80 y 400 pesos y pensé que nadie iba a pagar eso para ver tamaño dinosaurio de los noventa.

Que equivocada estaba.

En el diario, ese mismo día, el jueves pasado, salió una nota en el que, entre otras cosas, contaban que las entradas estaban agotadas. Pensé que sería mentira, que era una maniobra de prensa.

Que equivocada estaba.

Porque al llegar, lo único que había era gente y más gente. En su mayoría mujeres. Y sentí vergüenza y asco de estar ahí. Con todas esas personas que aún pensaban que ella era magnifica y que pagaban para verla. Mi intención al ir, era claramente la opuesta. Porque, a pesar de que puedo, no había forma de que pague ni un peso para ver a alguien que es apenas el recuerdo de una admiración infantil y desmedida. Creo que se llama desencanto.

Y esas personas congregadas ahí, son las mismas que dicen que r.e.m. es su banda favorita. Son las mismas que creen que porque tienen un disco de aerosmith les gusta el rock. Son las hermanas de tu novio, o tus primas que escuchan radio disney y que piensan que Avril Lavigne realmente es punk.

Es que la gente no entiende.

Y yo tampoco entiendo.

Por eso me fui. Estaba en la puerta y ni siquiera lo intenté. Me subí al 140 y me fui a lo de Linnea.

No vi a Alanis Morissette y no hubo Rubén de por medio.

El jueves me exorcicé de ella y también de él.

Y para festejarlo nos fuimos a bailar.

Igual, de todas formas, más allá de todo esto, sigo pensando que You Learn es una buena canción.

11 comentarios:

Cabra dijo...

Bueno,nadie es perfecto, si te sirve de consuelo el primer CD que me compré fue "El amor después del amor"...

drak dijo...

fuck!!! ya me kebre la cabeza y no puedo recordar cual fue mi primer disco ke compre con mi dinero ganado con el sudor de mi frente,,,,,,,,ke buena memoria tienes,,,,,,,saludos.

Tucho dijo...

Es que ese disco es muy bueno, más allá de todo lo demás... Gran relato piba, aunque me quedaron dudas (no comprendi) con lo de R.E.M.
Mi primer disco comprado fue La paciencia de la araña de los Caballeros de la Quema, creo que te fue mejor en comparación.

A veces uno se esfuerza escribiendo, para que alguien que te lee te diga que, si tiene que destacar una parte del texto, es:
"Tenía once años y ya era muy antipática y tenía cara de orto".

el.satiro.del.latigo dijo...

creo que la gente que tiene tantos discos como decis, es probable que no haya escuchado tanto su coleccion como ese primer disco. yo por lo menos soy un ejemplo de eso.

aunque obviamente tengo mi pila de recurrentes, pero en ell no esta hoy en dia, 'mi propio disco de alanis'.

Leo dijo...

¡Ey, El amor después del amor es un discazo! Fito no volvió a hacer nada tan bueno. Es un disco que podés escuchar hoy y sigue siendo bueno, che. Es un clásico.

Mi primer cassette comprado por mi mismo fue Hacélo por mi. Snif. Buenos viejos tiempos.

La Criatura dijo...

Mi primer disco fue el grandes exitos de Queen, más por presión de mis hermanos que por propio deseo. A mi me parecía música de putos, pero se había muerto Freddy y estaba muuuy de moda. Yo quería el disco negro de Metallica. Que después tuve, claro.

Che, pero qué raro eso que te pasó con Alanis, si yo escuché a uno del noticiero de Andino que ahora está re rockera y...

drak dijo...

hola Johana,de echo si esta a la venta ,es un cuadro bastante grande
mide aproximadamente como 2.60 de largo por 1.40 de alto

el precio es 3000,,,,,, tiene un marco viejo con hoja de oro,es el cuadro mas grande ke tengo,lo pinte
en un tiempo de 6 meses o tal vez mas
tiene muchos detalles,tal vez con una foto de mas pixeles se pueden apreciar mejor,,,,,,a mi me gusta mucho, le tengo mucho aprecio es de mis obras favoritas,,,,,,,

gracias por la visita y todavia no logro recordar mi primer disco,,,,faltan neuronas creo.

Anónimo dijo...

Cuando chicos, todos pensamos en los demas de una manera muy distinta de como lo hacemos cuando crecemos, y ello principalmente porque nos damos cuenta que no solamente que nadie puede ser tan grandioso, sino que mas bien la tendencia es que todos seamos medio chotos.

/mcatmos dijo...

Mi primer cd fue Nevermind tenia 14 años y me lo compre con la plata que le robe a mi hermano

(Cesar si lees este blog, por favor, entendeme)


me voy a hacer un blog, tengo las bolas llenas de poner el codigo todo el tiempo

johana marshall dijo...

queridos melómanos:

cabra:
estoy casi convencida de que "el amor después del amor" y "big yuyo" son cds que están en la mayoría de las casas que compraron reproductores de cds en los '90.
De hecho, en mi casa están dando vueltas por ahi. "el amor..." sé que lo tengo yo al lado de Franz Ferdinand o alguna cosa que empiece con F.
"big yuyo" ni idea donde está, pero me parece que lo tiene mi hermano.

drak:
y bueno, hay gente que tiene buena memoria y hay gente que pinta bien.
yo pinto para el orto.

tucho:
con lo de r.e.m. quiero decir que, si bien es una gran gran banda, cuando escuchás cosas como mmm no sé... velvet underground por poner un ejemplo, definitivamente no va a ser tu banda favorita de la vida.
O sea, yo escucho r.e.m., pero también escucho muchas cosas más.
lo que no me gusta, y menos aún respeto, es esa gente que su banda favorita es r.e.m. sólo porque escucharon loosing my religion en aspen y como era medio diferente a la mayoría de la basura que circula normalmente, les parece la mejor banda del mundo (y así es como r.e.m. llena el club ciudad de gente que se sabe de memoria everybody hurts pero no electrolite, que es una canción superior).
Resumiendo, mi problema no es la banda, es el público.
Y a esa gente que realmente existe y abunda, les digo "antes de comprarte una remera de los strokes andá a escuchar marquee moon, puto".

e.s.d.l.:
Y si, hasta a mi me pasa. Sobre todo cuando uno se engolosina con la mula y descubre que en menos de lo que canta o dura un disco de vincent gallo se puede bajar la discografía completa de la banda chilena los tres para después terminar escuchando london callin'.

leo:
si, puede que ese disco tenga un par de canciones buenas como la de thelma y louise hahah piedad o te vuelo la cabeza puercoespin?.

A mi attaque 77 nunca me llegó del todo. Creo que porque cuando realmente se hicieron masivos fue en el año que salió un día perfecto, y como yo era punk, escucharlos estaba mal porque se habían vendido y ya no hacían canciones sobre una mina que se garchaba un pitufo. haha. que boluda.

la critura:
cuál te compraste? el de tapa azul o el que tiene la foto de ellos con fondo negro, letras rojas? a mi y a mis amiguitos de la primaria nos re flasheaba queen porque era todo parafernalia, y a decir verdad, creo que, teniendo diez u once años, nunca nos dimos cuenta de que freddy era puto hasta un par de años después. Es más, nos parecía re hombre. El que nos daba rarito era roger taylor porque en el video de i want to break free se re parecía a una mina. mientras que freddy, con esos bigotes era re macho (macho, macho men...i've got to be...)

drak:
lo siento amigo, pero todavía estoy pagando el hotel (en dólares) en el que me quedé estas vacaciones. Voy a tener que seguir participando me parece...

anónimo:
es la historia del desencanto del mundo. Crees que tus papás son lo más, y de repente, te das cuenta de que son unos boludos. Y como un efecto dominó, todos de a poco te parecen unos boludos. Salvo vos y tus amigos claro.

mcatmos:
que grande que te compraste nevermind. a mi la verdad es que nirvana mucho no me gustaba, yo era minita y estaba enamorada de billy corgan haha a pesar de esa voz nasal insoportable y de que parecía medio freak.
Creo que estaba enamorada de él porque me parecía re freak.
Aún tengo como cuenta pendiente comprarme una edición importada de mellon collie...
y no, de nirvana no tengo nada. No sé porque, pero no me terminan de cerrar... mmm debe ser porque antes escuché a pixies y un poco después a sonic youth.
y si, hacete un blog, aunque sea para subir fotos de minas en pelotas.



les mando a todos una gran lluvia de corazones, jo jo jo anaaaaaaa

Mike dijo...

Mi primer disco fue Hello Nasty de Beastie Boys. Y de acá, fue Euforia.

Sobre Alanis Noisette, let go.

verificación de la palabra: hesesesh (WTF)