martes, 6 de julio de 2010

6 de julio /// northampton

La relación con Adam, mi host, no podía ser mejor. Y era raro ya que apenas dos días antes éramos unos completos desconocidos que sólo se habían mandado un puñado de mails. Pero bueno, en Northampton no había demasiado que hacer así que nos la pasamos conversando en un inglés que sospecho, él se esforzaba por hacer comprensible para mí, y en base a eso, hasta llegamos a fantasear con la posibilidad de ver a Mars Volta juntos en Ámsterdam.


La mañana del lunes fue digna de la vida de vacaciones. Estaba total y absolutamente gris y ventoso y las nubes amenazaban con la lluvia que no tardaría demasiado en llegar. Nos levantamos y fuimos a la habitación de Nathan. Mary y los demás se habían ido a trabajar, así que la casa estaba sola.


El día estaba horriblemente gris, gris de esa forma en la que describen el Reino Unido, gris.


Nathan estaba tirado en su cama mirando televisión. Daban el Gran Hermano y aparentemente estaba obsesionado con ese programa.


Jugamos a los jueguitos en el living, después pusimos música y hacia las dos de la tarde cuando la lluvia se largó y era obvio que no íbamos a salir de la casa excepto para buscar comida, Nathan se puso a armar el primer porro del día.


Era una vida estupenda: amigos, drogas, música, jueguitos y pijamas todo el día. Podría haberme quedado así para siempre si no fuera porque algo me decía que aunque me merecía ese descanso en el viaje, tenía que ser eso, una pausa. Europa estaba a la vuelta de la esquina y no podía permitirme que el tiempo se me pase fumando marihuana y mirando Gran Hermano.


Mientras tanto seguía recibiendo mails y buscando morada en Amsterdam.



me miss you too, especially today because its day of the kiss. realy!
so how are you?
im a bit sad because a good old frind of mine is realy depressiv
to time and it fucks up...
and you not here.
bad time i think!

of course isnt the bike a big one.
i think i could fit to you!
and i know that you like stoner. lets go there and see whats goinig on.

so how long did you plan to stay in hamburg this time?

did you noticed that ugly, phat britsh girls i told you?
no wonder that you got sick of the city...

now work!
enjoy northhampton. is there a beach to like in southhampton?

kiss
théo



Llegaría a Amsterdam el miércoles al mediodía y aún no sabía donde iba a quedarme. Envié varios mails y todo parecía indicar que terminaría visitando a un chico llamado Julian.


Y entonces la tarde con Adam y Nathan. Un, dos, tres, porros


Hacia las cinco de la tarde Adam dijo:


-please stay, we don’t need a lot, just you and weed.

-ok, i’ll stay with you, but you have to marry me and provide me the drugs


-we’ll both marry you!- Dijeron al unísono.

Fue gracioso y lindo. Realmente sentía que les caía bien, así que dimos el siguiente paso: hacer bromas telefónicas



Estábamos totalmente colocados y Nathan trajo el teléfono inalámbrico: empezó a marcar, a llamar, a hacer voces graciosas y a molestar a la gente.


Y entonces me llegó mi turno. Adam había marcado un número al azar, y cuando atendieron, resultó ser una mujer que hablaba español. No me acuerdo que fue lo que dije, pero todos nos reímos mucho.



Sí, ya sé que tener 25 años y hacer esas cosas luce más bien patético, pero en ese día gris, era una estupenda forma de reírnos y divertirnos. Genial.


Para las seis y media de la tarde estábamos totalmente fulminados, así que todos juntos en la cama grande de Nathan, nos dormimos una siesta.



Al levantarnos Mary ya había vuelto y tenía que hacer cosas, así que no nos prestó demasiada atención.



Durante la cena, anuncié que me iría a la mañana siguiente a Londres.


Adam se puso un poco triste, pero no podía permitirme pasar otro día así. Era divertido, pero no era lo que estaba buscando. Irme temprano me iba a dar la posibilidad de caminar un poco más por Londres, antes de partir hacia Amsterdam, y eso era lo que quería hacer. Conocer más.


Así que jugamos nuestro último karaoke y nos fuimos a dormir.


Había sido un día raro. Infantil, feliz y raro. Y melancólico por que era el último allí.

2 comentarios:

Thiago dijo...

Muy pijama party todo. Las bromas telefónicas, ¡qué épocas! Jajajaja.

Thiago dijo...

Ese CHE es muy rubio, necesitaba decirlo jajajaja. Y no sé qué tienen que ver Evita y el Che.